Etica profesional

Unas palabras iniciales

Hablar de "Ética Profesional" en nuestro querido deporte, es apuntar a la jerarquización y excelencia en cuanto al desarrollo laboral de los Profesores, Entrenadores, Directores de Club, y toda persona responsable del área de tenis que desempeñe funciones docentes y/o que apunten al crecimiento, promoción y difusión del tenis dentro de una Institución.Hugo Borra

Enrolado siempre en el intento de proteger nuestra profesión desde todo punto de vista, pretendo enviar a través de este trabajo, un mensaje de honestidad, seriedad y comportamiento eficiente en el campo laboral, como también una actitud positiva y defensora de la imagen general del profesional, abordando la problemática desde distintas áreas. 

Si bien puede en algún punto, ingresarse en un camino engorroso e incómodo, dado que uno se coloca sin quererlo en una “vereda protagónica” erigiéndose sin desearlo en consejero, o lo que es peor, siendo mal interpretado, (suponiendo que se adueña de la verdad), al manifestar lo que está bien y lo que está mal; lejos de ello, lo que pretendo es volcar una serie de datos y experiencia acumulada, basada en algunos casos inclusive en propios errores, y fundamentalmente en el aprendizaje de grandes profesores que fueron mis maestros.

Por otro lado, resulta siempre enriquecedor y motivante, intercambiar opiniones con colegas, y sobre todo, refrescar acciones que no por desconocidas, se tienen a veces un poco archivadas, y son las que pueden generarnos precisamente, un “valor agregado” a nuestra imagen profesional.

Creo que no se puede comenzar siquiera a hablar de ética, si no partimos de un piso mínimo de idoneidad para ejercer nuestra profesión; y tanto creo ésto, que doy por sentado al transitar los primeros pasos del largo camino de la ética, el caudal de conocimiento que garantice un buen desempeño, por lo que no está incluído ex profeso como requisito inicial.

1. Requisitos

La responsabilidad, entendida como el compromiso de asumirla ante los dichos y los hechos; el hacerse cargo de las decisiones tomadas, y el conocimiento de nuestras propias limitaciones, actuando en consecuencia. La ubicación, en el escenario donde nos desarrollamos, comprendiendo no solo al espacio físico, sino, y fundamentalmente, al factor humano con el que tratamos a diario, (los niños, adolescentes, jugadores en general). Ubicarse es "manejar" los propios deseos, respetar objetivos comunes a los deseos de los terceros protagonistas (jugadores), y sobretodo, establecer metas lógicas en función de aquellos objetivos perseguidos.
Dentro de la ética, los valores humanos, los principios de vida sana, y la moral, los medios utilizados en el ámbito docente, no siempre son justificados por los fines que se persiguen. El respeto para con uno mismo y hacia los demás, para con el programa trazado, y la exigencia de un clima de trabajo dentro de este comportamiento humano, (de respeto mutuo), generan el campo propicio para el crecimiento. La conciencia de lo que tenemos en nuestras manos (la formación, no solo tenística de un niño u adolescente), el transformarnos en guía y ejemplo de quien confía en nosotros, debe estar presente en cada momento, para construir correctamente nuestra actitud de cada día.

2. Cualidades personales

A simple vista, pareciera que la imagen que debe conservar un profesional, en cuanto a su presencia personal, el estado de los materiales que utiliza, y su aseo personal, debieran ser características normales, sin necesidad siquiera de remarcar; sin embargo, el poder contar con ellas, junto a un don de gente que no olvide nunca los orígenes del tenis; la puntualidad en todos sus actos y sus entregas; la motivación permanente, entendida como una actitud no solamente entusiasta, sino convocante y participativa; la disciplina constante, que permite educar, respetar y ser respetado; el vocabulario limpio, claro y positivo, aún para marcar lo no deseado con una visión constructiva; la actitud general de trabajo, dispuesto y emprendedor, manteniendo siempre latente la esperanza de lograr los objetivos que se persiguen; el humor, que no solo transmita alegría, sino que colabore para sobrellevar los momentos difíciles con una mirada "a futuro"; la honestidad, relacionada con el cumplimiento de lo que se promete, con el ser idóneo en lo que se hace, con entregar lo máximo hasta donde se puede, y con el saber derivar cuando la situación lo precise; la seriedad en cuanto a tener un programa de trabajo, proyectar, planificar, etc.; la sociabilidad para tratar a toda la gente con la que debemos comunicarnos, no solo jugadores, sino padres, otros entrenadores, etc., siendo solidarios con deportólogos y otros profesionales que se contactan con nuestro jugador; y por último, la profesionalidad, que conlleva la organización laboral y un sano comportamiento general, harán de nosotros un escenario propicio para el éxito.

3. Herramientas Laborales

Quizás sea en este punto, donde la mayoría de los Profesionales, nos acerquemos a un grado óptimo de rendimiento y manejo de "las armas" necesarias para desenvolvernos en el área que nos toca.
Conocer el entorno, (nuestros educandos), y saber escucharlos. Disponerlos correctamente en la cancha. Manejar las voces grupales e individuales. Ser claros, concretos y positivos en las explicaciones. Tener seguridad propia y para transmitir, (voz de mando - ser respetado). Movilidad personal. Ritmo en los ejercicios, en los entrenamientos, en la clase, (conservar el interés).  Ser siempre capaz para encontrar la solución de problemas. Equivocarse como cualquier ser humano, y saber utilizar esa circunstancia como una experiencia positiva. Usar los materiales adecuados (didácticos-estimulantes).

4. Clase de tenis

Históricamente, se ha concebido la docencia de tenis, con un enfoque mayoritariamente técnico, donde nuestra labor, comenzaba diagnosticando el error (ojo clínico), y continuaba con la corrección del mismo, y el método que utilizaríamos para su solución.
Actualmente, sabemos que sin un plan y un programa, tendremos un techo muy próximo. Además, el trabajo que hoy en día no esté abierto a la amplia y variada gama de necesidades que se plantean, caerá en una rigidez que lo llevará al fracaso. De ahí el valor de la impronta, que nos da la posibilidad de crecer a partir del descubrimiento y la creatividad. Por último, la necesidad de un cierre de actividad, que genere una puerta abierta (motivación), para seguir trabajando.

5. Valor agregado

Se han preguntado acaso, qué más pueden hacer, además de para lo que han sido convocados?.
Qué más puedo dar de mí... sin que me lo pidan?
Para la clase, para el club donde me desempeño, para los socios de ese lugar, para mis alumnos, mis jugadores, para el proyecto y la actividad que desarrollo.
Qué puedo dar de mí, que enriquezca aún más mi labor?
Tenemos toda la tecnología, la información, y la creatividad a nuestra disposición, para aportar un nuevo valor a cada acción realizada.

6. Acciones paralelas

Se refiere a todas las cosas que pasan a nuestro lado, cuando desarrollamos nuestra actividad, y a veces, no somos del todo conscientes, que eso está sucediendo. Por esta razón, el cuidado de la ética y su valor, se agigantan. Veamos:

  • Mímesis: Somos copiados permanentemente (ropa-léxico-actitudes-modales-etc.).

  • Consultas: Brindamos información de todo tipo y en forma constante.

  • Consejos: Confían en nuestra palabra... y eso es un "arma" para cultivar con sumo cuidado y respeto, para con quien nos dirigimos.

  • Educación: No es solo enseñar tenis, sino formar seres humanos.

  • Padres: La relación que esté a nuestro alcance construir, y el triángulo que formemos, junto al jugador, pueden ser pilares fundamentales en su formación.

  • Dirigentes: Edificar tenis junto a ellos, dentro de nuestro ámbito laboral.

  • Sponsors: El cumplimiento y la seriedad deben ser la moneda corriente en esta relación.

  • Futuro: Tener en cuenta la vida "post tenis" de nuestros alumnos-jugadores, será una verdadera prueba ética, donde no se prioricen nuestros intereses, por sobre la persona (el individuo), de nuestros dirigidos. 

7. Crecer

Son muchas las acciones que podemos llevar a cabo a diario, con la finalidad de crecer y desarrollarnos en nuestra profesión. Todo depende de nosotros y de nuestro deseo de superación. La avalancha de información, es lo suficientemente amplia como para cumplir con este objetivo.
Vayan entonces algunas "palabras claves" para ponerse en campaña, y evolucionar en el servicio que brindamos, ya que de eso también se trata la ética.
Creceremos con planificación y organización en nuestro trabajo.
Creceremos con comunicación permanente y desarrollo contínuo.
Creceremos trabajando en equipo, aportando y recibiendo creatividad, y motivación.
Creceremos capacitándonos en forma constante.

8. Construir tenis

Personalmente, soy un convencido que es muy difícil llevar a cabo una labor con éxito, si no media el amor y la pasión; sobre todo si entendemos al éxito como un sinónimo de plenitud, y no de retribución económica o reconocimiento público.
En esta línea, si bien creo que no hay una fórmula, estimo como condiciones imprescindibles el vivir del tenis, pero también para el tenis.
Sentir un compromiso cierto con lo que uno lleve a cabo. Celar de lo propio, con la única finalidad de superarse siempre a sí mismo. Relacionarse permanentemente con colegas en la intención de sumar, y sumar y sumar. No bastardear la profesión utilizando al dinero (nuestra retribución económica), como el único instrumento de negociación y canje por nuestra labor. 

Construir tenis, crecer en el tenis, trabajar para el tenis... acciones estas, que ligadas a la ética, a los principios, y al respeto por los valores humanos, fluirán sana y felizmente, a través del amor y la pasión que pongamos en cada acto.

Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

volver

 

Copyright © 2000, 2014 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles