Lesiones del Labrum Acetabular y otras afecciones de la cadera del deportista

El último boletín de la Comisión Médica del ATP Tour señala que durante el año 2001 cuatro jugadores profesionales fueron operados de lesiones del labrum de la cadera y debieron seguir una prolongada rehabilitación.
Probablemente el cambio en la ejecución del golpe de derecha desde "open stance" esté generando mayor stress en la porción anterior de la articulación. Ello nos motivó a revisar la bibliografía reciente, parte de la cual ponemos a su disposición en esta nota.

  1. Anatomía, histología y vascularidad del labrum acetabular del adulto.
    Seldes RM, Tan V, Hunt J, et al. Clinical Orthopaedics and Rel Research 382 pp 232-240, 2001.

    El labrum acetabular es una estructura fibrocartilaginosa adherida al borde del acetábulo. Los autores estudiaron 67 caderas cadavéricas; todas presentaron un labrum bien formado. El labrum fue mas ancho en su mitad anterior y de mayor espesor en la porción superior. En la cara inferior, no se observó distinción entre la sustancia del labrum y el ligamento acetabular transverso. En el lado articular el labrum se inserta mediante una zona de cartílago calcificado con un margen bien definido. En la superficie exterior no existe esa zona de transición. El labrum mostró ser una estructura continua alrededor del acetábulo. Un grupo de 3 o 4 pequeños vasos sanguíneos se localizan en la sustancia del labrum de manera circunferencial del lado no articular. Un estrecho receso synovial separa el labrum de la cápsula. El 96% de las caderas mostró una lesión labral macroscópica. De ellas, el 74% se localizaron en el cuadrante anterosuperior y el 32% de ellas se extendió a dos o tres cuadrantes. La medida promedio de la lesión fue de 2.7 cm (0.5-8.0 cm). Se observaron dos tipos morfológicos de lesión: desinserciones del labrum del borde óseo (89%) y lesiones intrasustancia (11%). Las lesiones labrales mas avanzadas se asociaron frecuentemente con lesiones del cartílago articular adyacente, el cual se desprende del hueso subcondral formando un flap. En algunos casos se observaron osteofitos. En todas las lesiones labrales ocurrió una neovascularizacion que podrían representar una migración del tejido sinovial o el resultado de un sangrado del hueso subcondral subyacente. Parece existir un potencial de cicatrizacion de estas lesiones. El labrum constituye el 22% de la superficie articular de la cadera y aumenta el volumen acetabular en un 33%. Además contribuye significativamente en las características morfológicas de la cadera. Sus lesiones y la excisión parcial pueden acelerar los cambios degenerativos articulares debido a alteraciones en la biomecánica. 

  2. Las fisuras del labrum acetabular: su relación con la artritis temprana de la cadera.
    McCarthy JC, Noble PC, Schuck MR, et al. The Journal of Arthroplasty, vol 16, 8, Suppl 1, December 2001.

    Este trabajo examinó la hipótesis de que las lesiones del labrum acetabular contribuyen al desarrollo de artritis degenerativa temprana de la cadera. Se estudiaron las lesiones observadas durante 436 artroscopias de cadera consecutivas y 54 acetábulos cadavéricos. Hallaron una alta asociación entre las lesiones labrales y lesiones condrales del acetábulo adyacente. Los autores sostienen el concepto que las rupturas del labrum y la enfermedad degenerativa son frecuentemente partes de un continuum patológico que consiste en la siguiente secuencia de eventos: excesiva carga del labrum por tracción o fricción en los rangos extremos del movimiento articular; fisuras del margen articular del labrum anterior; ruptura franca del margen anterior; delaminación del cartílago articular adyacente a la patología labral; degeneración mas amplia del cartílago y labrum.

  3. Lesiones osteocondrales de la cabeza femoral en atletas con caderas dolorosas: hallazgos en resonancia magnética. 
    Weaver CJ, Major NM, Garrett WE, et al. AJR 2002;178:973-977.

    Los autores evaluaron retrospectivamente una corta serie de 11 pacientes a partir de un caso índice. Las radiografías resultaron normales y los estudios de resonancia magnética (RM) revelaron anormalidades en todos ellos: área focal de señal disminuida en T1 y aumentada en T2 en la porción anterosuperior de una cabeza femoral, imagen compatible con edema de médula ósea o contusión. El área de señal anormal fue pequeña en todos los casos involucrando 10-25% de la cabeza femoral, con localización anteromedial. En ningún caso la alteración se extendió mas allá de la línea media ni hubo colapso de la cabeza; 2 pacientes presentaron irregularidades evidentes del cartílago suprayacente. Se realizó artroscopia en 3 pacientes, mostrando defectos cartilaginosos y a otros 3 se le realizó una nueva RM. 
    Los hallazgos en RM tuvieron la típica apariencia de las lesiones osteocondrales: irregularidad de la superficie cartilaginosa, anormal señal de la médula ósea en el hueso subcondral, frecuentemente asociada con efusión articular. La localización focal y medial en esta serie contrasta marcadamente con la típica localización de la necrosis avascular clásica, la cual puede tener una apariencia similar pero en un área mayor, entre las posiciones de hora 10 y hora 2. Además, la estabilización o disminución del tamaño de la lesión en el seguimiento difieren con la tendencia a la progresión de la necrosis. Las imágenes de esta serie tampoco son compatibles con la osteoporosis transitoria la cual usualmente involucra una mayor superficie de la cabeza articular. Los autores creen que las lesiones observadas en esta serie de deportistas podrían ser el tipo de lesiones agudas y sub-agudas que predisponen a estos individuos a sufrir cambios degenerativos tempranos en las caderas. 

  4. Lesiones de la cadera e ingle en deportistas.
    Anderson K, Strickland SM, Warren R. Am J Sports Med vol 29 (4) July/Aug 2001.

    Se trata de un artículo que revisa las causas mas frecuentes de dolor inguinal en el deportista. Presenta una clasificación según el modo de inicio del cuadro: agudo (desgarros musculares, contusiones, avulsiones, luxaciones, lesiones del labrum acetabular, fracturas de fémur proximal); insidioso (pubalgias, "hernias del deporte", bursitis, resaltos, osteoartritis) y otras etiologías (trastornos de la columna lumbar, neuropatías compresivas). La introducción presenta brevemente la anatomía y biomecánica de la cadera, con especial interés en los grupos musculares regionales.

Dr. Javier Maquirriain

 

volver

 

Copyright © 2000, 2014 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles