La entrada en calor

Una buena entrada en calor es de vital importancia antes de iniciar cualquier tipo de actividad física, ya que obviarla puede derivar en serias consecuencias para los deportistas, por ejemplo en lesiones tales como desgarros o lumbalgias.

Con la entrada en calor se persigue la preparación del organismo para esfuerzos mayores. El desempeño del deportista mejora calentando los músculos antes de la actividad, puesto que aumenta la velocidad de contracción y relajación.

Si un músculo, que permanecía inactivo es estimulado repetidamente, las primeras contracciones son por lo general pequeñas e irregulares y la relajación resulta incompleta. Pero de a poco las contracciones se tornan más fuertes y la relajación es completa. Este cambio se debe al calentamiento del propio músculo, que comprende la elevación de la temperatura local y la acumulación de productos del metabolismo. En el organismo estos factores aumentan el flujo sanguíneo de los músculos por dilatación de los vasos y en consecuencia provocan una mejor provisión de oxígeno.

La entrada en calor debe ser un breve y ligero ensayo de los movimientos corporales específicos. Con estos movimientos el objetivo no está centrado en la búsqueda de fuerza, resistencia ni velocidad, sino en una de las cualidades de la movilidad que es la elongación, (capacidad de un músculo de ceder ante la contracción de su antagonista, alejando sus puntos de inserción). La entrada en calor se efectúa antes de la preparación física, de un entrenamiento o de un partido. El músculo se enfría en quince minutos, por lo tanto no se debe dejar pasar más de ese tiempo entre la entrada en calor y la actividad. 

El calentamiento específico sirve para ensayar los mecanismos reflejos del sistema nervioso que controlan los movimientos, para recobrar la familiaridad de los gestos deportivos y concentrarnos en la actividad. Se realiza con ejercicios isotónicos e isométricos, (igual tono-distinta longitud, igual longitud-distinto tono). Con los primeros se busca un mayor transporte de oxígeno para aumentar la capaciad aeróbica. Con los otros se intenta lograr energía que derive del metabolismo anaeróbico para aumentar la fortaleza de los músculos que participan en el ejercicio. 

Klgo. Claudio Bosco

 

volver

 

Copyright © 2000, 2014 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles